ASOCIACION INTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

Dormid@s...


Estancamiento, ese es el estado actual.

Lo veo lógico la verdad; ¡ para qué nos vamos a engañar...!

La humanidad a lo largo de su atribulada historia ha vivido en muchos estados, todos caracterizados por un sueño profundo, todos han sido realidades tan emergentes como a la larga impermanentes. El estado de sueño no es nada nuevo, todos los grandes místicos y las diversas filosofías perennes hablan de él.

Aún en medio de importantes avances tecnológicos, el ser humano no puede despertar porque la mayoría de esos avances han sido creados para soñar más y más profundamente. Además, son avances creados por personas limitadas perceptivamente y por tanto miopes.

Tanto sueño ha producido la mística a la que comunmente se la confunde con lo esotérico cuando en realidad es exotérica. Existe por tanto un grave error de percepción que tiene su origen en nuestra forma de concebir el mundo. Todos sabemos que la ciencia ortodoxa está volcada hacia el mundo físico, y que nuestros sentidos han configurado nuestros mapas psíquicos y por ende nuestra limitada conciencia. No somos por tanto conscientes de que poseemos conciencia. Pensamos que somos conscientes por el simple hecho de sentirnos y de pensar, pero son sólo proyecciones en un limitado campo fenomenológico físico unidireccional.

No hace muchos días me llamaba una paciente para decirme que todos sus conocimientos esotéricos le servían para calmar sus necesidades metafísicas, pero que aún así, no estaba segura de cuál era ni su realidad ni la realidad. Es más, insistía en el hecho de que estos conocimientos no le servían para la vida cotidiana. Admitía que la ayudaban a estar más calmada y ausente del ruido exterior, pero que no podía evitar una sensación de autoengaño o de evasión.

Dichos conocimientos no lo son en realidad, ya que no son objetivos sino que forman parte de las fórmulas que millones de seres emplean para dormir y engordar sus topes y corazas; todo para ocultar la propia neurosis y su horfandad existencial.

Es un hecho demostrado que lo sobrenatural sirve para calmar muchas psicosis e histerias y ya de paso algunas emergencias espirituales. Hay tras el cotarro millares de personajes que se creen iluminados, maestros iniciáticos o grandes psicoterapeutas, que en realidad son tan psicóticos y paranoicos como sus alumnos, pacientes o acónitos. Sus prácticas suelen estar dirigidas a engordar la autoestima del ego y a recrearse en ensoñaciones e imaginerias divinas nutridas generalmente en las corrientes teosóficas y en las deformaciones gnosticas. Luego, en la práctica todos andamos con la cartilla del banco en rojo y con la tarjeta de crédito al límite; porque en el fondo estamos atrapados y adocenados en el mismo círculo vicioso tejido por los tecnócratas y los burócratas del sistema. Y si alguno sale del sistema y elige la vida ascética es para huir del problema, para no ser madre o padre, para no comprometer sus sentimientos, para no implicarse emocionalmente.

Somos ovejas que se creen lobos, que necesitan creerse lobos, y que necesitan aullar para reconocerse. Somos partículas que buscan su propio centro de gravedad y que necesitan hallar el centro magnético con la humanidad. Partículas atrapadas en las necesidades autoinherentes de la dimensión material en la que habitan. Partículas intrascendidas con sueños de trascendencia, que pueden modificar el patron dinámico del mundo en el que habitan, simplemente aceptando que son materia y que siempre serán materia, sea grosera o fina, sea densa o sutil.

Espiritualizar la materia es la vía que no vemos y que desconocemos.

Sigue siendo por tanto la cuestión material nuestra asignatura pendiente.

Lo que no sabemos y no aceptamos, aunque nos vaya la vida en ello, es que vamos derechitos al matadero cósmico. No queremos ser comidos, no queremos servir de alimento, no queremos nutrir a la creación ni alimentar a algo superior.

Precisamento porque necesitamos tener importancia, ser alguien, ser algo que tiene algo para ser alguien. Es la confusión del ego social-emergente y de la personalidad, ¡no de la esencia...!

Son formas de huir de la confusión, de la levedad del ser, y de la impermanencia de la existencia.

No sabemos "no ser".

Saludos y gracias por aguantarme el rollazo.
Comparte en Google Plus

Sobre Círculo Holístico

ASOCIACION NTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Holo-Blog

Si vas a dejar un comentario hazlo sin tabús y si tienes sugerencias hazlo con respeto , nos ayudará a crecer cualitativamente.

Gracias por participar!!!