ASOCIACION INTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

Cómo ayunar


Para un ayuno largo es siempre recomendable iniciarlo sin contraindicaciones y estar orientado por un especialista experimentado pidiéndole su control, sobre todo si el ayuno va a ser prolongado. Al comenzar siempre es recomendable reducir la alimentación y conocer los síntomas que aparecen con la crisis curativa como mareos, ansiedad, nauseas, vértigos, cansancio, somnolencia, agujetas, halitosis, dolores de cabeza, etc. Estos síntomas se producen por efecto del movimiento y eliminación de substancias mórbidas y de toxinas que se están produciendo durante la depuración. Todo esto dependerá de las particularidades de cada uno, pero en una persona joven y sana los síntomas son mínimos. Evidentemente en una persona muy proteica y acostumbrada a comer mucho y a todas horas los síntomas serán mucho más fuertes ya que se su cuerpo se ha habituado a trabajar con toxinas.
En todo caso es aconsejable empezar con ayunos cortos, de tres, cinco o siete días para coger confianza y que el cuerpo se familiarice con los procesos depurativos que tienen lugar. Por lo general al cabo de dos días estas reacciones suelen desaparecer dando lugar a una serie de sensaciones muy interesantes y a mejoras orgánicas que desde luego no se harán esperar.

La entrada en el ayuno debe ser gradual, como decíamos comiendo menos veces y en menor cantidad para luego pasar a una monodieta de verduras o fruta durante los días previos y con zumos de fruta y luego infusiones antes de entrar de lleno en el ayuno. El final del ayuno debe hacerse así mismo de forma gradual, empezando poco a poco con infusiones, luego zumos y finalmente comiendo vegetales y frutas, poco a poco, masticando con lentitud y facilitando una digestión pausada. Los primeros alimentos harán un efecto de escoba en este periodo arrastrando sedimentos y toxinas aún no eliminadas pero presentes a lo largo del tubo digestivo. Cuando no se respeta esta regla la tensión puede descender de manera importante.


Lo mejor es hacerlo en un entorno tranquilo, lejos de tensiones, acompañados de buena lectura y en buena compañía; incluso compartiendo la experiencia con otros. El agua debe ser de procedencia natural y a ser posible que no esté muy tratada (hay aguas embotelladas que tienen substancias conservantes o estabilizantes que es mejor evitarlas). El agua de manantial es idónea y también el agua destilada a la que podemos añadir hierbas o plantas medicinales. También es bueno servirnos de prácticas con agentes curativos naturales como los paseos oxigenados, tomar el sol, las duchas alternas y pediluvios, las envolturas y compresas con barro. Durante los primeros días la piel coge una tonalidad distinta, así como la lengua, el pelo se engrasa o reseca en exceso y podemos notar incluso agujetas y dolor de cabeza. En tal caso no tenemos por qué preocuparnos ya que es señal de que nos desintoxicamos.

La duración máxima del ayuno dependerá del criterio del especialista y deberá adecuarse a las características de cada persona. Debemos recordar que un ayuno muy prolongado contra ciertos riesgos y que es importante respetar las reglas establecidas.

¡Sólo una cosa..!. recordad que tenemos tres fuentes de nutrición (nutrición sistémica) por tanto un buen ayuno debe hacerse evitando también los alimentos mentales y emocionales. Pero de este tema ya hablaremos en el próximo artículo.




Nos invitas a un café?


Comparte en Google Plus

Sobre Círculo Holístico

ASOCIACION NTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Holo-Blog

Si vas a dejar un comentario hazlo sin tabús y si tienes sugerencias hazlo con respeto , nos ayudará a crecer cualitativamente.

Gracias por participar!!!