ASOCIACION INTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

Pensar que se "es" y no ser lo que se piensa



Somos, queramos o no, una dualidad en conflicto. Somos tan pensados y estamos tan arrastrados a pensar, que en cuanto intentamos no hacerlo ya estamos siendo pensados por aquello en nosotros que es el "otro pensante" y que no está siquiera al corriente de lo que hace el "habitual pensante". La frontera entre los dos es la compleja región de sombra entre lo uno y lo otro. Son centros incomunicados.



Recuerdo una conversación con Cleyton. Por aquel entonces (hace unos 20 años) yo había recibido la carta de una persona que quería venirse a Barcelona a conocerse a sí misma . Escribió una elocuente carta acerca de quién era y cómo se sentía, sobre todo de lo capaz que era de ser ella misma. Cleyton nos advirtió esa misma tarde de que quien aspira, habla y escribe en nosotros es muy por lo general, alguien muy diferente de quien somos. El pensamiento quiere pero el sentimiento no está al tanto.

Una vez en Barcelona comprobamos que la elocuente y visionaria carta no coincidía con la opaca personalidad de carne y hueso. Ésta no era tan fuerte ni tan coherente, sus palabras no coincidían con los hechos. Su pensamiento sabía y quería, pero su otro “algo” en su otro yo pensante o sintiente no podía, incluso no sabía ni lo que quería. Alguien en ella tenía un plan consciente, pero no estaba al corriente de que su otro “alguien” desconocía plan alguno, de hecho no sabía construir un plan consciente.Pude conocer casos como este a cientos, y nunca ha dejado de llamarme la atención el hecho de cómo podemos pensar ser una cosa, y ser al tiempo otra radicalmente distinta. Incluso podemos creernos capaces de hacer y sin embargo a la hora de los hechos no tener intención de hacer nada. Gurdjieff llamaba a esto la diferencia entre hacer y ser, entre saber y ser.

Me viene a la mente una incontinente amiga que presume de decir todo lo que piensa, pero que no piensa todo lo que dice. El resultado es un conflicto que no ve en ella misma. Pero nos ocurre.., con insultante y masificada frecuencia.

No creo que el pensamiento sea por sí solo un instrumento válido, pero ciñéndonos al ejemplo , tampoco el "no pensamiento" tan manido en la mística lo es. Ya se que el problema está en los conceptos, pero tampoco podemos dejar de ser conceptos nosotros mismos, sencillamente porque no hay indiferencia entre espíritu y materia, entre pensamiento y vacío. No me cuesta imaginar partículas de lo uno en lo otro, y me cuesta creer que el vacío sea absoluto e inexistente hagamos yoga, zen, chi kung o pastoreo de ovejas, si el individuo no modifica rotundamente su forma de percepción o si algo en él no muere definitivamente para dejar resurgir algo nuevo capaz de un cambio heurístico.

Todos acusamos este fenómeno dual, como dos mundos confrontados y paralelos, que son dos desconocidos entre sí: el mundo de los pensamientos y el de los hechos. El mundo de lo que pretendo ser y el de lo que soy; el mundo de lo que imagino ser y no soy; el mundo de mis pensamientos y el de los pensamientos que me piensan.

Todo esto en teoría, pero siempre faltará la vara de dos puntas que nos atice en el pescuezo recordándonos que no es una cuestión de conveniencias y que sólo así aprendemos. De una u otra forma, por muy espiritual que nos sintamos, pensando o no pensando la materia se impone, el cuerpo se impone y la sombra inconsciente que arrastramos en el día a día se impone. La vara debe venir de fuera y necesita ser inadvertida, atizar al no pensante idealizante como al pensante cotidiano; donde más duele y donde menos se lo espera. Especialmente para ayudar ambos polos de la personalidad a darse la cara para que reconozcan el fiel de la balanza, que no es otro que ser fieles a nosotros mismos.

No, no tiene nada que ver con la enseñanza del garrote o la espada, sino con la necesidad de una fricción reactiva producto de la termodinámica del conocimiento y la vida. El rostro resultante de este ejercicio es apenas un holograma difuso, suspendido en la tensión entre dos mundos en la personalidad, la resultante casi fantasmal y casi consciente de una voluntad que necesita superar el conflicto entre ser y no ser.

Bienvenidos a la paranoia.

Comparte en Google Plus

Sobre Círculo Holístico

ASOCIACION NTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Holo-Blog

Si vas a dejar un comentario hazlo sin tabús y si tienes sugerencias hazlo con respeto , nos ayudará a crecer cualitativamente.

Gracias por participar!!!