ASOCIACION INTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

El continente incontinente y el enema inteligente



Esa era la razón por la que me volví tan incontinente, no aguantaba más. En primer lugar ya no era Yo mismo sino muchos yos territoriales que no se entendían, lo que me hacía sentirme inseguro . Yo sólo quería estar en paz y mantener la calma, pero el ruido cacofónico de mis muchas diminutas partes no me dejaba tranquilo, ¡ni siquiera por un instante..! Cada vez que decidía algo, lo que fuera, sentía en mi interior una contradicción que me impedía hacer algo a derechas, incluso llegué a sentirme paranoico, a sentir voces y acufenos.

Corría peligro de ser un continente bipolar, psicótico, neurótico y esquizoide. Cuando entristecía deprimía a mis pequeños moradores, cuando me ofuscaba enfurecía a los pequeños seres, cuando me debilitaba enfermaba a los pequeños seres, los mismos que me debilitaban y entristecían y ofuscaban. Me volví un continente gordiano y me quedé en “stanby”, varado y extraviado. Me reduje a ser un mero escenario esquizoide.


Lo peor de todo es que era cada vez más incontinente, y eso no es propio de mi ser continental. Mi carácter o mi clima cambiaba a medida que mi atmósfera se degradaba. Un día no tan bueno me subió la fiebre mientras el corazón me palpitaba imparablemente. Llamé al médico de cabecera, el doctor genio planetario, pero andaba tan ocupado tratando a otros continentes con trastornos similares al mío que decidí no molestarle.


Tuve que esperar un tiempo, pero las cosas empeoraban y acabé finalmente cogiendo stress, sobre todo a raíz de una vieja y profunda patología orgánica que aquejaba a una pequeña nación peninsular que no dejaba de enfermar de violencia, a tal punto se agravaba su enfermedad que la atmósfera y el suelo se infectaron de odio, rencor, ira y venganza como ocurría con sus habitantes. Esta nación no entendía que su tierra era Yo y que su cielo era también el cielo de todas las naciones dentro de mí. Clamaban a su dios, a la libertad, a la justicia y la paz, pero se olvidaban de que estaba en mí y no fuera de ellos.


Como esta, otras naciones crearon patologías diversas a raíz de complejos como: ser el pueblo elegido, el gran imperio, la tierra de nadie, el supermercado de todo a euro, o el culo del mundo, que luego arraigaron en el suelo, se instalaron en los genes y circulaban por la atmósfera. Sus impotencias eran mis impotencias, sus complejos eran mis complejos.


Cuando me encontré con los otros continentes, la verdad, me desilusioné, todos sufrían de síntomas como los míos. Nos contábamos batallitas de enfermos como los ancianos en el ambulatorio, hasta que apareció Mamá Tierra recordándonos que siempre fuimos un hogar para todos. La mamá de los continentes que desde luego estaba al corriente de todo, me advirtió muy esperanzada que no desesperara, que de momento podía recomendarme una terapia de grupo con el genio planetario. El doctor genio planetario me administró un purgante junto a una limpieza de colon. Total, que ahora me toca pasar por una crisis curativa.


Por la mañana me desperté con un fuerte dolor de cabeza, pero por fin comprendí lo que me pasaba, no es que mi Yo no fuera en verdad un continente íntegro y unido, no era tanto una cuestión de autoestima, sino una dispersión interna que afectaba a mi psicosoma continental. Y es que mis yos me hacían ser un continente incontinente. Ahora me encuentro mejor, sigo siendo un continente humano, he recuperado mi núcleo, aunque con un poco de diarrea…

Comparte en Google Plus

Sobre Círculo Holístico

ASOCIACION NTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Holo-Blog

Si vas a dejar un comentario hazlo sin tabús y si tienes sugerencias hazlo con respeto , nos ayudará a crecer cualitativamente.

Gracias por participar!!!