ASOCIACION INTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

Viajeros en la astronave Tierra



Ese punto minúsculo que orbita alrededor del Sol, es la Tierra: nuestro hogar y nuestra astronave. Con ella circulamos por el espacio en sincronía perfecta con los otros planetas, con el conjunto de los otros mundos, con el conjunto de los otros soles.


El Universo infinito alberga millones de galaxias, con cientos de millones de estrellas, con miles de millones de planetas. Entre tantos mundos se encuentra nuestro sistema Solar, superado por escalas y dimensiones desde las que se teje la Holo-Eternidad.

No sabemos cuál es la razón de nuestra existencia. No sabemos de dónde venimos ni a dónde vamos. Tememos a lo desconocido, a la incertidumbre, al sufrimiento, a la muerte porque estamos trágicamente separados del Universo, traumáticamente separados de nuestro verdadero hogar, del lugar donde empezó todo y se gestó el origen de nuestro mundo, la finalidad de la gran naturaleza y toda la existencia humana.

Tal separación se produce en nuestra mente y preña nuestro pensamiento; al universo le importa poco como ensoñamos, le interesa más que seamos por fin nosotros mismos.

Somos huérfanos existenciales mientras no aceptemos nuestra verdadera importancia a través de nuestra insignificancia. Nunca fuimos el centro del mundo, hoy somos el culo.

Somos huérfanos en el Holoverso porque no lo sentimos nuestro; siempre en busca de un hogar, de una identidad, de un sentido trascendental con el cual llenar nuestras vidas.

Descubrir nuestra naturaleza es una cuestión capital aún no resuelta y que frena nuestra evolución psicológica y espiritual. Nos interesan más las cosas que los seres.

Nuestra evolución no es la de las especies, es la evolución de la luz. Sin embargo creemos e imaginamos controlarlo todo, cuando en realidad las cosas simplemente suceden, independientemente de nuestras insignificantes y oscuras vidas.

Actuar como huérfanos que adolecen nos impide crecer individual y colectivamente como verdadera humanidad, más allá de la retórica persona humana. Por eso buscamos un padre, un dogma, una base de creencia, sea científica, moral, espiritual o religiosa.

Nuestros estados anímicos y cambios de temperamento, nuestros deseos de amar u odiar, de compartir o rechazar, las estaciones, el clima, Todo depende del efecto del Sol, de la posición de la luna, de la proximidad de los otros planetas, del lugar astronómico por donde circulamos. Dependemos de un Holoverso que depende de sí mismo.

Somos inconscientes del drama universal, porque escapa a nuestra percepción y a nuestra comprensión. Decimos que somos conscientes, pero lo somos “parcialmente”.

Mas allá de lo que vemos, tocamos y escuchamos nada sabemos, sólo podemos, desde nuestra astronave, imaginar, especular y soñar. Así tejemos nuestra realidad, una realidad transitoria más entre tantas otras que quedaron atrás, en forma de paradigmas y pseudo-modelos de realidad. Y por delante otras realidades en germen por llegar. Hasta que llegue una realidad más catalizadora que holo-encaje con la Verdadera Realidad.

Comparte en Google Plus

Sobre Círculo Holístico

ASOCIACION NTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Holo-Blog

Si vas a dejar un comentario hazlo sin tabús y si tienes sugerencias hazlo con respeto , nos ayudará a crecer cualitativamente.

Gracias por participar!!!