ASOCIACION INTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

Alicia tras el espejo






Alicia mantiene una conversación curiosa con el gato de Cheshire:
-“¿Me podrías indicar hacia donde tengo que ir desde aquí?” le pregunta Alicia.
-”Eso depende de a dónde quieras llegar” responde el gato.
- “A mi no me importa demasiado a donde”-
-“En ese caso, da igual hacia donde vayas”-
-“Siempre que llegue a alguna parte”- -“¡Oh! Siempre llegarás a alguna parte, si caminas lo bastante” .¡Ahora siempre son las seis!



Todos tenemos algo de Alicia, hemos deseado de volar, ser invisibles, desaparecer del mapa y experimentar nuevos mundos, traspasar los espejos y dominar la materia, alterar el espacio o de detener el tiempo. Alicia representa sin duda el estado de soledad del hombre moderno, que al final se da cuenta de que el mundo material y tridimensional lo limita, y necesita renovarse, inquietarse. Por Alicia toma todos los caminos posibles sin preguntarse nada, sin temor a volverse loca. Se da cuenta de que la razón es limitada y no le permite adentrarse en lo desconocido. Alicia tras el espejo es un viaje interior.

Lo que para un adulto sería una paranoia, para un niño significa un viaje hilarante y maravilloso lleno de misterio y sin rutinas. No es lo mismo viajar lleno de conceptos, patrones y esquemas que ligero de equipaje. Alicia, una vez fuera del espejo abandona el mundo de la falsa moral, los artificios y la hipocresía (sobre todo de la época) inconscientemente, y sin darse cuenta inicia un viaje iniciático con un itinerario mandálico y laberíntico que la ayudará a conocerse a sí misma. De pronto se encuentra al otro lado del espejo, donde ya no es un nombre con un apellido, porque eso importa poco, en ese mundo imaginario no somos lo que los demás quieren que seamos, ni siquiera sabemos lo que somos, tampoco sabemos lo que ocurre, y ese es precisamente el punto en el que nos vemos tal como somos. Existen muchos caminos místicos que son así, confusos y tribulados, pero llenos emocionantes y llenos de impresiones. Creo que Alicia enseña mucho, y que sobre todo enseña acerca de la percepción, y de cómo ésta puede ser ampliada simplemente vaciando la mente y dejándose llevar por la propia intuición, por las propias conciencias visceral, emocional e intelectual y sin la participación de la razón como protagonista estelar.

El gato la inquieta con su ladina sonrisa, el sombrerero loco la confunde (los sombreros de entonces sudaban un colorante tóxico), la reina tirana es una analfabeta emocional y solo piensa en cortar cabezas (el razonamiento), el conejo con su reloj ignora a Alicia pero la guía. Las cartas nos muestran el mundo tal como es, con sus valores estáticos superficiales, es nuestra necesidad de superar la incertidumbre y el azar, siempre bajo el control de un manojo de naipes, en la creencia de que todo puede ser controlado. Todo depende de las reglas, cada uno tiene el valor que se le pone, y se le juzga por lo que tiene. Sin embargo son reglas impuestas por una reina de corazones que representa el mundo emocional, compulso, incontinente y caótico, el caos al servicio de una dictadura emocional que maneja y trata a su marido reyezuelo como a un enano don nadie. Evidentemente en este mundo no reina la razón ni el intelecto, es el clima emocional del adolescente que lucha imponiéndose visceralmente contra las misma reglas pero al tiempo necesita, que no comprende el por qué de unas normas rígidas y rutinarias ya que su naturaleza se inclina a la creatividad y el caos. Un mundo que se confronta con el exterior, aparentemente racional, pero depredador e irracional. El adolescente sumerge su identidad en el círculo social, entre sus amigos y se disuelve en ellos simbiotizando gustos y preferencias; pero se olvida de interiorizar y de verse a sí mismo, expone su alma para que el mundo exterior la excrute pero se dará cuenta de que sólo logrará ser juzgada. Nuestro tesoro más preciado es ser nosotros mismos y el mundo exterior no puede imponerse al mundo interior.

El loro engreído es la cotorra que todos llevamos dentro, que imita y repite, que cree que por ser mayor y libresco sabe más que Alicia. Hay muchas personas así, que piensan que el ser mayor le otorga más autoridad y capacidad de comprensión. El ratón no pretender ser más de lo que es, es tan pequeño como su estatura. El Dido se ratifica y al tiempo se contradice, porque necesita de una identidad que aún no tiene. Son arquetipos que representan estereotipos, internos y sociales. El mundo está plagado de cotorras, reinas, barajas, didos y enanos sin determinación.

La oruga es la metamorfosis, su forma fálica y sus círculos plegados representan la sexualidad, descansa tranquila sobre su hongo alucinógeno, del cual fuma y se mantiene en continuo éxtasis. Son los cambios psíquicos, físicos y hormonales que experimenta Alicia, es la inteligencia visceral y por eso la oruga le aconseja paciencia a la niña pubil. Alicia le contesta “Al menos puedo decirle quién era cuando me levanté esta mañana; pero creo que me deben haber cambiado varias veces”. Alicia come del hongo, crece, evoluciona y finalmente comprende y asume las cosas de acuerdo a su nueva estatura.

La confianza y la fe en sí misma, en la autoafirmación de su propia transformación, son fuerzas vitales necesarias para continuar su viaje.


Nos invitas a un café?


Comparte en Google Plus

Sobre Círculo Holístico

ASOCIACION NTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Holo-Blog

Si vas a dejar un comentario hazlo sin tabús y si tienes sugerencias hazlo con respeto , nos ayudará a crecer cualitativamente.

Gracias por participar!!!