ASOCIACION INTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

El misterioso Sr. Gurdijeff


Al parecer Gurdijeff nació en enero de 1887 en el barrio obrero de la ciudad rusa de Alejandrópolis (Armenia), en la frontera de Rusia y Turquia en “en circunstancias extrañas, arcaicas, casi bíblicas”. Fue un viajero incansable que estuvo por más de veinte años tras la pista del conocimiento humano por Asia central y Medio oriente. A su regreso creó grupos de estudiantes en el Cáucaso, Constantinopla, Berlín, Londres y finalmente cerca de París, en el Cháteau du Priure donde en 1922 reabrió a mayor escala el Instituto para el Desarrollo Armonioso del Hombre y donde aplicó todos los conocimientos que poseía. De ahí visitó América en 1924 donde extendió sus ideas hasta que un fatal accidente truncó sus planes para el instituto. Entonces se dedicó a escribir hasta la publicación de su último libro. Finalmente murió en octubre de 1949 en Neuilly a las afueras de París, dejando un amplio legado que se extendía imparable por todo el planeta. De entre sus muchos alumnos destaca P. D. Ouspenski, J.G.Benet, Mme Salzmann, Thomas y Olga de de Hartman, M. Nicol, A. R.Orage, R. Collin, etc. También influenció a escritores como Aldoux Huxley y a D.H. Lawrence, Arthur Koestler, René Zuber, Lord Pintland, a la escritora australiana Katherine Mansfield, al fundador de Euriythmics Emile Jacques Dalcroze y al arquitecto norteamericano Frank Lloyd Wright.


El padre de Gurdjieff fue Giorgios Giorgiales, un “Ashokh” o bardo de su país que cantaba antiguas leyendas y cuentos populares. A raíz de su traslado a Kars el joven Gurdjieff fue instruido en el dogma teológico de la ortodoxia cristiana y tras una azarosa juventud en la que descubrió el mundo paranormal y se impresionó con las causas de la sugestibilidad humana. En su búsqueda se dirigió a un monasterio de la hermandad sufí Sarmoun que lo llevó a viajar por Egipto, Etiopía, Sudan, Irak y también a la Meca y Medina. Más tarde, como agente del zar de Rusia viajó a la India y el Tibet donde al parecer fue preceptor de un lama.


Gurdjieff fue sin duda un pionero de la nueva corriente holística de pensamiento sobre la situación del ser humano. Dedicó toda su vida a encontrar respuestas a todas las preguntas posibles sobre el significad de la vida y el sentido espiritual del ser humano. Lo hizo acudiendo a las fuentes de origen, rescatando la transmisión oral e investigando dentro del panorama de la historia de la cultura humana, desde el origen de la vida en el planeta, a través del surgimiento y la caída de las civilizaciones, hasta la época moderna.


Para Gurdjieff: “el gran conocimiento se transmite sucesivamente de época en época, de pueblo en pueblo, de raza en raza”, y “La verdad se establece por medio de escritos simbólicos y leyendas, y se transmite a las masas para su preservación, en forma de costumbres y ceremonias, en tradiciones orales, en monumentos conmemorativos, en el arte sagrado, a través de las cualidades invisibles de la danza, música, escultura y varios rituales. Se comunica abiertamente, después de una determinada prueba, a aquellos que la buscan y se preserva por transmisión oral en la cadena de aquellos que saben”.


Para Gurdjieff todo cuanto el hombre había descubierto acerca de la realidad formaba parte de un “conocimiento objetivo” que es un patrimonio universal transmitido en lo que el llamaba “legamonismo”. Se trataba de un conocimiento psíquico y material, muy valioso y escaso que necesitaba ser ante todo rescatado y preservado. Para Gurdjieff “el Conocimiento” como todo en el universo es materia (hoy sabemos que materia y energía son la misma entidad). Según él, este conocimiento desaparece después de un tiempo y ante una amenaza inminente, y se esconde “subterráneamente” a ojos de los buscadores. Él dice: “Los poseedores de este conocimiento también se ocultan, tornándose desconocidos para aquellos que los rodean; sin embargo no cesan de existir. De cuando en cuando corrientes aisladas se abren paso a la superficie, evidenciando que en algún lugar muy profundo en el interior, aun en nuestros días, fluye la poderosa corriente antigua del verdadero conocimiento del ser”.


Gurjdieff hablaba frecuentemente de que la humanidad hace gala de una gran ignorancia, inconsciencia y barbarie, y además no hace más que desvirtuar y destruir dicho conocimiento boicoteando así sus posibilidades de evolución y trascendencia afectando a la armonía cósmica. Antes de morir hizo una última advertencia apresurándonos a hacer algo para evitar la destrucción de los más valioso de la vida humana: la Esperanza, la Fe y el Amor y para que nos demos cuenta de que cuanto llamamos el mal son invenciones humanas y manifestaciones del orgullo, la vanidad y el amor propio, que para él eran males del alma y males del mundo.
Comparte en Google Plus

Sobre Círculo Holístico

ASOCIACION NTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Holo-Blog

Si vas a dejar un comentario hazlo sin tabús y si tienes sugerencias hazlo con respeto , nos ayudará a crecer cualitativamente.

Gracias por participar!!!