ASOCIACION INTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

Tres máquinas



Somos en origen un cuerpo, una esencia y una personalidad. Somos, potencialmente, una inteligencia corporal, una intelectual y una tercera emocional. Pero seamos francos, no existe aún una potencia, ya que ésta requiere de un cierto conocimiento de la propia máquina humana y de las máquinas (corporal, emocional y racional) que la componen y determinan.

Pensar, sentir y percibir no son pues inteligencias completamente definidas ni desarrolladas, aunque nos empeñemos en presumir de capacidades intelectuales o de habilidades corporales no poseemos realmente una inteligencia ni una conciencia corporal y emocional plenamente desarrolladas. El subdesarrollo emocional supera en mucho al visceral y al intelectual, es tan frecuente y está tan extendido que son inútiles las estadísticas al respecto: estamos en abierta desventaja con respecto a las posibilidades de trascendencia en la existencia.


Nuestro centro motor es el centro de gravedad del cuerpo, es básico y tiene una inteligencia cenestésica elemental que responde o debería responder a nuestra voluntad. El dominio del cuerpo puede darse en ciertos casos y puede llevarnos a ciertas habilidades pero no implica necesariamente el dominio del intelecto ni de las emociones. Para que así fuera el individuo debería ser Consciente de su YO y no una víctima de los imponderables de la existencia.


El centro de gravedad de nuestra personalidad es el centro del intelecto, todo cuanto mentamos, razonamos o pensamos es intelecto. Su inteligencia es distinta a la inteligencia innata de la esencia, ya que se fundamenta en la imitación y en datos aprendidos.


El centro de gravedad de nuestra esencia es el centro emocional; nuestra esencia es nuestra herencia y nuestro carácter, es anterior a la personalidad y se va formando conforme a las sensaciones y sentimientos que experimentamos durante nuestro desarrollo. La Esencia necesita de la personalidad, pero la Personalidad ni siquiera sabe que existe una Esencia, ni siquiera sospecha que ella misma está constituida de muchas pequeñas personalidades o yos que se disputan el papel definitivo, el yo definitivo. Podemos tener una personalidad muy fuerte y una esencia muy débil, una personalidad egoísta y una esencia altruista. Nos contradecimos a nosotros mismos porque nuestra personalidad quiere una cosa, la esencia quiere otra diferente y nuestro cuerpo otra distinta. Si tuviéramos las tres inteligencias implementadas tendríamos un YO íntegro, pero nuestra evolución se hace de rogar.
Somos por tanto tres máquinas en una; tres máquinas con sus tres niveles de inteligencia y de conciencia que difícilmente se ponen de acuerdo. Por eso no podemos hablar de integridad mientras estemos volcados a funcionar en automático bajo el sometimiento caprichoso y ciego de uno u otro centro. Conocerlos supondría un metacambio de modelo en nuestra psicología.


Cuando un centro se hace predominante perdemos objetividad y ganamos subjetividad, o sea, dejamos de ser imparciales, dejamos por tanto de experimentar el Todo. La percepción del Todo o de la realidad global e intrínseca no es una cuestión sencilla que se resuelva con cuatro conceptos y un enfoque (eso sólo son formas de complacer a la máquina) sino un rotundo giro en el modo de concebir el mundo y una arriesgada caída al vacío. Y de todos es sabido que la naturaleza aborrece el vacío.


Nuestra máquina siempre se resistirá a dejar de ser una máquina y sobre todo a aceptar que es una máquina. Aunque sea de luz y pueda llegar a las estrellas...



Nos invitas a un café?




Comparte en Google Plus

Sobre Círculo Holístico

ASOCIACION NTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Holo-Blog

Si vas a dejar un comentario hazlo sin tabús y si tienes sugerencias hazlo con respeto , nos ayudará a crecer cualitativamente.

Gracias por participar!!!