ASOCIACION INTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

Emociones: nuestra libertad natural (Rachael)



El control de nuestra emociones puede constituir una de las tareas más arduas para el ser humano y, por qué no decirlo, también, en alguna medida, un reto inhumano. Escapar al laberinto de instrucciones que llevamos impresas en nuestras respectivas conciencias, y que condiciona todas y cada una de nuestra ideas; todos y cada uno de nuestros sentimientos, todas y cada una de nuestras emociones y decisiones, consistiría poco menos que en una cruzada interior que cada uno de nosotros tendría que desplegar, y aún así, para muchos sería misión imposible.


Para zafarnos de sus garras, se impone nuevamente el control emocional. Nos situaríamos en el campo del “sofrosine” o imposición del espíritu sobre todos los condicionantes que pretenden alterar nuestro ser. No obstante, si atendemos a este concepto de la filosofía de la Grecia clásica, podrían, incluso, levantarse voces críticas y poner en entredicho que debamos dar preferente entrada a nuestra “razón” por encima de nuestra “emoción”. Muchas personas, en las nuevas tendencias, o según principios de corte místico o existencialista estarían en devaluar el concepto razón a favor del concepto emoción. Bajo su prisma, la emoción sería incluso más noble que la razón.

Además, para qué vamos a engañarnos, para la gran mayoría de las personas normales, la emoción es, en sí misma, la plenitud de su vida. La gente normal no anhela ni aspira a controlar sus emociones porque éstas, en sí, son la propia esencia de su existencia. Con independencia de si les conviene o no, de si les perjudica o no, de si están siendo objeto de una estafa o no, de si es real o no, por encima de todo ello están las respuestas emocionales, casi automáticas, que estas personas emiten ante cualquier estímulo. Por otra parte, ellas mismas, no están dispuestas a pagar el precio que supone racionalizar el impulso recibido. Lo que valoran es llorar rápidamente o reír con la misma automaticidad. En definitiva, se ven identificados con aquellas personas que rajan en público del ex-marido o la ex-mujer del que quieren vengarse por haberse sentido despechadas o despechados y, por supuesto, ni se les pasa por la cabeza perder un solo segundo analizando la idea de la expansión de los universos en el falso vacío.

¿Cómo puede explicarse que millones de personas sigan atentas, por medio del televisor, unos debates familiares o personales que no tiene ningún interés intrínseco, y que son simplemente ordinarieces? ¿Cómo puede explicarse que tengan una presencia mediática determinadas mujeres u hombres que se caracterizan por exhibir un lenguaje soez y grosero por no decir bizarre o escatológico y que hablan a gritos? La clave de su éxito es sencillamente que la población en general es así. El pueblo llano no somete sus sentimientos a sutiles procesos de sofisticación. El pueblo llano reacciona sin pensar. Llora ante algo que generalmente dé pena aunque ellos mismos pudieran ser, llegado el caso, sujetos que infligieran un sufrimiento de mayor intensidad.

Luego están aquellas persona que no pueden zafarse de un chantaje emocional de sus familiares, amigos, u otros congéneres con los que han mantenido o mantiene lazos afectivos. Verdaderamente los condicionantes que entran en escena en estos casos, la mayoría de las veces, son tan importantes como insalvables ya que ahora entra en juego el afecto y, llegado este punto, podríamos estar ya en la frontera de la esencia humana.

De hecho la expresión de emociones es consustancial a la persona, y hacernos insensibles nos convertiría en meros robots, pero reaccionar de manera irreflexiva sistemáticamente, nos puede dejar a merced de personas sin escrúpulos que utilizarán nuestros deseos, anhelos, insatisfacciones, frustraciones, y demás debilidades espirituales para hacernos esclavos de sus propias ambiciones y truculentos proyectos para con la población. Todos esos puntos débiles son aprovechados por personas sin escrúpulos y amorales cuyo único fin es enriquecerse a costa de nuestros miedos y temores, pero también a costa de nuestras respuestas irreflexivas y automáticas que, aparentemente, responden a nuestro patrón de “personalidad”, y que en realidad reflejan las sombras que presentamos y las debilidades que se manifiestan cuando actuamos de una manera natural.



Comparte en Google Plus

Sobre Círculo Holístico

ASOCIACION NTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Holo-Blog

Si vas a dejar un comentario hazlo sin tabús y si tienes sugerencias hazlo con respeto , nos ayudará a crecer cualitativamente.

Gracias por participar!!!