ASOCIACION INTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

Histeria y fibromialgia


Hasta el momento la medicina molecular no ha encontrado una causa clara, se atienden sólo a las causas físicas, se descartan importantes factores psíquicos, también nutricionales y ambientales pero se omite sobre todo el efecto de la conciencia, la anomalía en el ser de la persona que engendra y sufre. La manía de quedarnos atascados en la parte, cuando las causas se engendran en los factores del Todo es un problema de perspectiva habitual en el pensamiento científico mecanicista. Las causas no son sólo físicas o biológicas, no son sólo psicológicas, no se deben sólo a factores externos. Si nos ponemos a buscar bichos seguramente los encontraremos, pero ocurrirá como con la famosa bacteria que produce la úlcera, cuando no ha sido la bacteria, sino los pésimos hábitos alimenticios y el stress del individuo los que han hecho que la bacteria se instale como un okupa.

Hace unos años di una conferencia para personas afectadas de fibromialgia, lo hice desde la visión holística. Las señoras (todas eran mujeres), se sentían comprendidas, ya que en el fondo saben que son las emociones las que detonan de alguna forma el problema. Lo que no les gustó tanto, -y lo entiendo- es que se les diga que no sabemos gestionar las emociones y que el problema se genera en ellas mismas, en su manera de ver el mundo, de tomarse las cosas, en su forma de preocuparse, en el miedo que retroalimentan, y especialmente en la necesidad de afecto, de ser amados. Son muchas cosas, demasiadas, todas encadenadas. Cosas que se acumulan en la mente y que al final, -cuando se sobrepasan ciertos límites- acaba invadiendo el cuerpo entero. Llegados a este punto algunos de los presentes se molestaron, se sintieron visiblemente incómodos; ¡yo ya no era tan considerado, ni tan amable!.


-¿Pero cómo vamos a ser nosotras? ¿usted piensa que este dolor me lo invento para llamar la atención? - Me dieron ganas de decirle que no era una invención, pero que sí lo hacía para llamar la atención. La mujer insistió:


-Pues sabe lo que le digo: el problema viene de fuera: de la incomprensión de mis hijos, de que no llegamos a final de mes, de la hipoteca que ha subido, de que mi marido ya no me desea, no me hace el amor, y mira a las otras; de que he estado toda la vida siendo una esclava: sin vida propia; de estar siempre preocupada : que si los hijos no estudian para mañana, si llegarán de madrugada, si toman drogas, que si las malas compañías, o les ha pasado algo.


-Sí, son razones para sentirse mal o estar triste, incluso para deprimirse. Somos víctimas de una sociedad enferma. Pero entiéndame, es usted quien se pre-ocupa, quien negativiza y ve la vida de “x” manera. ¿Por qué se pre-ocupa y deprime hasta hacerse daño?. ¡ Ocurre en usted..!, ¡dentro suyo!,¡ No soy yo ni el otro!. El problema se genera en usted.


Algunas señoras dejaron el recinto pero otras se quedaron, especialmente cuando el tema se orientaba hacia una cuestión muy concreta:


- ¿Pero si pudiera haber una causa, si pudiera resumirse todo, qué sería?


- Sería la conciencia impregnada de histeria–respondí- me explicaré: Hísteros viene de ovarios y por eso afecta tanto a la mujer. Ya hemos hablado de las emociones, es importante que comprendan que todo es materia, que la mente es materia, que la conciencia es materia, y que las emociones son materia. Lo que quiero decir es que todas las cosas tienen una expresión física, aunque muchas veces no se pueda ver ni detectar. Lo que quiero decirles es que es bueno que dialoguen con su conciencia, que vean aquello que no funciona en ustedes, aquello que las afecta y que afecta también a los otros. Su conciencia es lo que las conecta con su dimensión espiritual, con lo que son verdaderamente, pero no pueden ver o no quieren ver.


-¿Entonces si acepto y admito que me he equivocado, o que tal como soy sólo consigo complicarme la vida, entonces mejoraré?


-Claro que mejorará!, se activarán nuevos mecanismos restaurativos. Si ustedes cambian, si modifican su conducta también lo harán sus metabolismos ,pero el cambio está más allá de su personalidad, reside en su yo real. No es fácil, sé que casi todas son madres y abuelas, que tienen responsabilidades, que son personas buenas y adnegadas. Nadie va a negar eso, pero no es necesario que se identifiquen tanto con su sufrimiento, con sus emociones, con lo que creen ser.


Todos tenemos un universo por descubrir.


-¿Entonces somos nosotras las que nos hacemos daño?


-¡Sí, en efecto! Se inflingen daño a sí mismas, no se dan cuenta pero se niegan su derecho a vivir, y porque tienen miedo a ser libres, a amarse y sentirse amadas. Y su cuerpo se lo está diciendo, porque él se expresa como sabe. Los síntomas son el lenguaje de la conciencia visceral que está contaminada por los pensamientos negativos, por las emociones caóticas. Son mujeres y lo que les hace daño es su propia ira. Todo eso entra en la causa y se enmaraña en la “histeria”. Es la histeria el vehículo de sus mentes, las que las hincha, las acuchilla y punza neuronalmente, la que no les deja dormir o produce insoportables jaquecas. La “histeria”es muy poderosa, puede adueñarse totalmente de ustedes, afectar a sus hormonas, a sus glándulas, a sus metabolismos. Y como sabrán, todo está interrelacionado.


Recuerdo que se hizo un silencio. Aquel día había programada una chocolatada y luego un poco de terapia de la risa y unos movimientos de Chi Kung. Después de la experiencia algunas mujeres quedaron algo doloridas, unas agradecieron la atención, otras no volvieron a aparecer…



Nos invitas a un café?



Comparte en Google Plus

Sobre Círculo Holístico

ASOCIACION NTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

2 comentarios :

  1. Anónimo31/1/10

    Me parece increíble que éste Sr se crea con el derecho a juzgarnos.

    ¿De qué nos conoce? Somos personas individuales que tendremos problemas, claro, ¿quién no los tiene?

    Me gustaría que usted me hubiese conocido antes de padecer de fibromialgia. Era una persona alegre, vital, muy positiva, con un sentido del humor increíble, una buena vida, una pareja encantadora, etc... Mi fibromialgia comenzó a raíz de una intervención de columna a la que no tuve ningún miedo. La noche antes de la operación dormí como un bebé. Entré tranquilamente en el quirófano y salí con la misma tranquilidad y la misma sonrisa. Pero de repente mi vida cambió. Comencé a sentir dolor en todo el cuerpo, hormigueos, pérdida de visión, agotamiento... en fin, todos los síntomas que ya conocen.

    ¿Qué motivos tenía yo para crearme la enfermedad?

    Le aseguro que no le deseo a nadie nuestra enfermedad, pero no puedo evitar pensar que a gente como usted no le vendría mal despertar un día y sentir el agotamiento y el dolor que sentimos nosotros. Con un sólo día, seguro que cambiaba de opinión respecto a la fibromialgia y no pensaría que somos "histéricas". (Por cierto, histero no viene de "ovulos" sino de "útero", y que yo sepa, los hombres no tienen útero, y aunque son minoría también hay hombres que padecen de fibromialgia)

    Si va usted a continuar dando conferencias a afectados de fibromialgia, por favor, póngase en le piel de los enfermos, hable con ellos, y se dará cuenta de lo equivocados que son sus razonamientos.

    Un saludo.

    Luna

    ResponderEliminar
  2. Hola y gracias por aportar su opinión Luna. La verdad es que no me creo con ningun derecho, y la verdad es que no me hace falta tener ningún tipo derecho a la hora de exponer mi opinión.

    Por cierto usted tampoco tiene derecho creyéndose la representante global de todas las mujeres afectadas por esta "extraña" dolencia que es la fibromialgia. Es una postura que puede interpretarse tan malévolamente como la mía y que puede también molestar a aquellas muchas otras personas que no se sienten representadas por usted y que precisamente me han animado a escribir ester articulo en este modo y desde esta perspectiva.

    En primer lugar no estoy juzgando a nadie ni en general ni en particular. El tema parte de la idea de la "conciencia" no como esa idea retoña y culpabilizante del dogma judeocristiano, sino desde una óptica transpersonal. El tema de la mente es un terreno desconocido para la ciencia y aún lo es más el de la espiritualidad.

    Todos tenemos una región de sombra, una dimensión de la que somos inconscientes en la vida ordinaria; en esa región residen nuestros miedos más profundos y nuestros mayores obstáculos de percepción.

    En la vida ordinaria podemos creernos muy desgraciados o muy felices y llevar una vida muy perfecta pero en la dimensión paralela de nuestra conciencia las cuestiones vitales atañen más a la existencia, la evolución y la trascendencia. Es un nivel incognoscible pero accesible a través del autoconocimiento que guarda más relación con nuestra identidad auténtica que lo que conocemos como nuestra personalidad.

    A este respecto nadie puede preveer nada, nadie puede pretender controlar nada, a no ser que se alcancemos un diálogo interior y dejemos de mentirnos a nosotros mismos.

    La esperanza sí es un derecho y necesidad de todos, y más allá del espejismo del ego existe nuestro potencial, nuestro poder interno.

    ResponderEliminar

Bienvenid@ al Holo-Blog

Si vas a dejar un comentario hazlo sin tabús y si tienes sugerencias hazlo con respeto , nos ayudará a crecer cualitativamente.

Gracias por participar!!!