ASOCIACION INTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

Me cambio de familia (Candela)


Agradezco sinceramente que la televisión, aún en su avidez de más audiencia y más ganancia, nos brinde la oportunidad de ver en vivo y en directo hasta dónde puede llegar la memez humana. A mi parecer el programa no tiene desperdicio mostrándonos la cara más patética de la naturaleza homo sapiens. El programa trata sobre personas promedio que se intercambian la familia, o sea, los esposos y los hijos. No tengo ni idea de lo que transcurre por la mente de estas personas pero imagino que buscan una salida a su rutina al tiempo que – aún al precio de mostrar sus miserias- tienen la necesidad imperiosa de salir en la tele. Si lo que buscan es mostrar lo listas, perfectas y maravillosas que son, la verdad es que lo único que consiguen es evidenciar con pelos y señales sus cortometrajes mentales. Aunque el programa está hecho para mero entretenimiento lo encuentro sumamente interesante, no ya sólo porque divierta o entretenga, también porque muestra abiertamente cómo son, piensan y actúan los diferentes tipos de personalidad y cómo anda el barómetro evolutivo social.


Evidentemente quien crea estos formatos sabe que la gente ya a flipar de colores con las mil y una situaciones que ponen a sus protagonistas al límite del desvarío, todo mientras millones de seres humanos observan cenando cómodamente, creyéndose ajenos a cuanto acontece, sin sospechar que no son tan diferentes a ellos.


Sin ir tan lejos, pude ver el pasado domingo dos previsibles historias que bien podrían servir a antropólogos y sociólogos para hacerse una idea acerca de si existe o no la evolución de las especies. Es el caso de la señora de Bigues con sus tres sometidas hijitas y un marido balbuceante con cara de mamado, y la otra señora: argentina, criticona y residente en Canarias, también con un espécimen de zángano por pareja, y con una hija asidua de la poltrona y el culebrón pendenciero. Dos familias promedio, sin muchas luces ni entendederas, convertidas en zoo para entretenimiento del asiduo telespectador dominical.



Ambas señoras tienen que cambiar o corregir los vicios, irregularidades y hábitos de las respectivas familias, y tienen que vérselas con perfectos desconocidos durante dos semanas en las que tienen que asumir los nuevos roles como cabeza de familia. La una es perfeccionista, obsesa del orden de la limpieza y bastante mariscala, sus constantes altibajos y venadas dejan claro que la mujer está de psiquiatra, mientras que la otra no encuentra la forma de encajar en un hogar tan aparentemente perfecto como infelizmente imperfecto lo que la llevará a darse cuenta de cuan maravillosa aunque insulsa era su vida.


Los problemas de convivencia son tan visibles como previsibles, sobre todo porque no tienen ni pajotera idea de lo que es convivir con una nueva familia que conspira entre la expectativa y a la defensiva. La una critica a la otra, se echan los trastos y los perros: critican, despotrican, se lamen las heridas, se comparan, miden y reprochan: Lo guarros que son los unos, lo fingidamente perfectos que son los otros, lo desordenada que está la casa o que si las cucarachas, y eso sí: las mentiras que significan sus respectivos matrimonios.


Evidentemente lo primero que hacen, -desde el primer día-, en vez de comunicarse y “familiarizarse” es cagarla con órdenes y normas tan estúpidas como establecer horarios de visita. L a mariperfecta en un momento de lucidez llegará a decir que el problema no es de los otros sino de ella misma que es mala gente y no tiene idea de cómo convivir con otros. La otra se sumergerá en la rutinaria vida de la mariperfecta y acabará por dejar de abrir el negocio de la otra para dedicarse a atender a las niñas de esta. Pero se encontrará con que mariperfecta, como buena mariscala de campo peina a su hija de x manera y no de otra.


¿Cómo acaba la historia? La historia no acaba.., al final se echan los perros, a la mariperfecta se le va la olla mientras el mamado se consterna, a la rubia pechugona le salen lagartos de la garganta mientras el zángano cacarea inteligible. Mientras, el gran circo observa entre interpérrito e indolente.


El próximo domingo habrá más circo, ¿de eso se trata no?

Candela Montesdeoca (La Alpujarra)

Nos invitas a un café?



Comparte en Google Plus

Sobre Círculo Holístico

ASOCIACION NTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Holo-Blog

Si vas a dejar un comentario hazlo sin tabús y si tienes sugerencias hazlo con respeto , nos ayudará a crecer cualitativamente.

Gracias por participar!!!