ASOCIACION INTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

los malos son más listos (Dune)



Es como si la mente humana tuviera un complejo de inferioridad. Buscamos desesperadamente un acelerador de nuestras anhelos. Sabemos que vamos a vivir poco y, si lo tenemos, estamos dispuesto a pagar respetables sumas de dinero para que alguien nos diga lo que tenemos que hacer para estar y vivir mejor.

Estos día se encuentra en Barcelona el yogi Bikram Choudhur quien, al parecer, tiene un sistema revolucionario de practicar el yoga. En una entrevista que le hace La Vanguardia, entre otras cosas, dice que Dios no existe, que si alguien lo ha visto que se lo presente y que si el lo ve, nos lo dirá presto. Es decir, creo que no me aventuro demasiado si afirmo que la moda o tendencia (como se dice ahora) va a ser negar la existencia de Dios ya que no hay ni evidencias ni indicios racionales de que exista.

El caso es que buena parte de nuestras vidas las hemos pasado estudiando el bien. Sin embargo desde siempre ha habido un sector de la población que no creo que sea minoritario, que han visto el ser bueno como algo, cuando menos, ilógico y poco práctico. Mientras muchos peregrinaban a uno de tantos lugares a los que se les atribuyen santidad o apariciones celestiales, otros alucinaban tan atónitos como silenciosos de ver como multitud de personas hacían obras de caridad y perdonaban a los que les ofendían por simple convicción o devoción religiosa.

En otras palabras, la mitad de la población se aprovechaba de que la otra mitad perdonaran las tropelías que los primeros les infligían tan sólo por mandato divino y por temor a la condena eterna. Quizás se infiera de mis palabras que esos que hacen fechorías, sin plantearse en ningún momento que deberán dar explicaciones a Dios, son personas malas, pero no es realmente así. Verdaderamente no me importa, aquí, si son malos o no. De hecho no tengo ganas de hacer de juzgador. Lo que es evidente es que esas personas que no sienten el lastre de tener su conciencia en perfecto estado de revista son, sin duda, más listos.


Si lo pensamos un poco, somos injustos al llamarlos malos. En definitiva ¿cuál es su crimen?, ¿no creer que cuando mueran se les hará un gran juicio en el que pondrán en una balanza todas sus buenas obras y en otra sus malas acciones, y que si el balance resultante es positivo vivirán en un jardín de Eden, y si el balance es negativo irán de cabeza a una enorme olla en la que hervirán para la eternidad?. Creo que si somos honrados con nosotros mismos no podríamos reprocharles que no crean, como mínimamente real, una perspectiva o escenario tan kafkiano o Dantesco del que no hay ninguna prueba de convicción.

Estos sujetos, llamados malos, son mucho más positivistas que todo eso, en realidad no son tan engreídos como para pensar que alguien pierda el tiempo juzgándolos cuando mueran. Digamos que no tienen, en muchos casos, una autoestima alta pero sí tienen un importante instinto para darse cuenta cuando alguno de los que se encuentra a su alrededor está auténticamente turbado, preocupado y limitado por el miedo a ofender a Dios y a conservar un expediente limpio de pecados. Ellos (los malos) no tiene tantos condicionamientos. Y, sobre todo, no pueden dar crédito a lo que ven sus ojos cuando observan a personas a los que ellos consideran tan necios, que incluso llegan a tener miedo de algo tan irreal o etéreo como Dios. Evidentemente a los llamados malos no les importa demasiado la opinión que sus semejantes tengas de ellos, pero es que, incluso, hay muchos de ellos que llegan, sin demasiado problema, a pasar por buenas personas y que además se permiten el lujo de ir a rezar a los templos ¡Vale que son ruines! Pero... ¿tienen que pagar más impuestos que los llamados buenos? Evidentemente no; y, por el mismo precio ellos son incapaces de asumir en su estado racional que alguien se comporte bien en base a una promesa que se les antoja como el cuento aquel que su abuelita les contaba junto al fuego en las largas noches de invierno.

En La Vanguardia de ayer (06/03/2010) hay un reportaje escrito por el Sr. Joan Golobart que me ha impresionado aunque ya conocía ese tipo de comportamiento al que se refiere. El amigo Golobart cuenta que en una ocasión en la que se enfrentaba el Club de Fútbol Espanyol contra el poderoso Real Madrid, tuvo que marcar al efectivísimo delantero mexicano Hugo Sánchez. Cuenta que en una ocasión en la que el portero del Espanyol iba a sacar de puerta, adivinó las intenciones de Hugo quien, a buen seguro, se disponía a pisar el pie del portero, cosa que hacía en momentos clave, para enervar al guardameta. Al verle la intención, Golobart se cruzó en su camino y desenmascaró la artimaña del delantero. Frustrado en su acción, el ariete, no iba a dejar “impune” la acción del defensa del modesto club de fútbol y, con idea de anular para el resto del partido la lucidez del defensa, le expetó “ Que injusto es el fútbol, yo ganando millones y tú arrastrándote por los campos de juego por unas miserables pesetas”

DUNE

Nos invitas a un café?


Comparte en Google Plus

Sobre Círculo Holístico

ASOCIACION NTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Holo-Blog

Si vas a dejar un comentario hazlo sin tabús y si tienes sugerencias hazlo con respeto , nos ayudará a crecer cualitativamente.

Gracias por participar!!!