ASOCIACION INTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

Japón somos todos



Japón sólo puede callar ante la amenaza de una potencial amenaza nuclear. Se dice que son once las nucleares afectadas, mientras se sofocan a la desesperada los reactores de una sola: la de Fukushima, la más dañada e inestable.

El desastre ecológico está produciendo un éxodo humanitario sin precedentes. Los muertos y desaparecidos se cuentan por miles, pero pueden ser cientos de miles, y millones los desplazados; sin agua ni luz, y sin calor. Aunque el gobierno mantiene hipócritamente el silencio, la catástrofe pone en serio riesgo no sólo la dependiente economía japonesa sino al conjunto de la economía global.

A las tontas y las locas todo el mundo critica o defiende la energía nuclear, pero esto va a marcar un antes y un después en las políticas socioeconómicas del planeta. La pérdida de vidas humanas es siempre traumática, pero los daños sobre la naturaleza pueden ser traumáticamente irreversibles. Es algo que exige una reflexión muy profunda y una respuesta de emergencia ante el futuro. Antes que la salud de la bolsa está en serio riesgo la salud ecológica del planeta.

Japón vive en sus carnes la realidad que nunca imaginó. Al parecer no aprendió mucho con las bombas atómicas que asolaron su país ni con el desastre de Chernóbil. El gigante nipón abrazó los males del consumo y deformó su cultura refinada y su tradición espiritual para parodiarse en pos de una realidad evaporable. Y la naturaleza, siempre impredecible, ha desmontado sus delirios de progreso. La economía puede hundirse sin más, porque EN REALIDAD NI SIQUIERA ES REAL. Es la ecología lo que necesitamos conservar, porque ella SÍ ES VERDADERAMENTE REAL. En nuestra eterna búsqueda de la verdad y la realidad, el actual escenario económico es tan sólo un teatro surreal de farsas.

Los seres humanos, en nuestra imbecilidad podemos librar mil guerras atroces, pero los daños en la naturaleza ponen en jaque el futuro del planeta. Ante la siniestra amenaza que se nos viene y que de un modo u otro nos va a acabar afectando en algún eslabón de la cadena, es tan necesario como urgente que recordemos que “Japón somos todos”. Precisamente porque todos hemos consentido un mundo que se regodea en la mierda, plagado de comemierdas sin conciencia ni escrúpulos. Hemos consentido y silenciado a nuestra conciencia, todo para llegar a ninguna parte a costa de satisfacer nuestros sueños megalómanos y narcisistas. Por eso, Japón somos todos.

Comparte en Google Plus

Sobre Círculo Holístico

ASOCIACION NTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Holo-Blog

Si vas a dejar un comentario hazlo sin tabús y si tienes sugerencias hazlo con respeto , nos ayudará a crecer cualitativamente.

Gracias por participar!!!