ASOCIACION INTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

La vida es sueño y el zen despertar (F.C.R)

Ya llevo leídos varios libros sobre filosofía oriental lo que me permite poder hacer alguna reflexión en voz alta sobre la cuestión de si es compatible la idea de ilusión, sueño (maya) y realidad frente a no realidad. La verdad amigos, he intentado poner mis cinco sentidos convencionales y los otros sentidos apócrifos en comprender la disyuntiva (y digo comprender que no es lo mismo que entender). Entiendo por comprender la cualidad de poder abarcar con mis brazos todas esas informaciones y tenerlas en cuenta. No, necesariamente, tengo por qué llegar a entenderlo o compartirlo.

Muchos postulados de la filosofía oriental nos llama al desengaño. Según éstos, la ilusión es un engaño. No es real, y por lo tanto nos sume en una ficción no detectada por nosotros que, por nuestra parte, vamos actuando bajo la idea de que somos libre y que elegimos entre las diferentes opciones que “se nos presentan”. La filosofía oriental, y especialmente la Zen, nos propone liberarnos de esos engaños, de esos condicionantes, de todos esos prejuicios que hacen que nos comportemos de una manera predeterminada, pero nunca de una forma realmente exenta de condicionantes. El Zen nos propone llegar a un estado de “satori” (despertar). Sí, ya sabéis...: “... el místico, ante la rosa, ni piensa ni siente acerca de la rosa, simplemente está en presencia de la rosa .”

Ese estado, también buscado por algunos místicos del propio catolicismo, baluarte de la cultura occidental (aunque en realidad naciera en oriente medio), nos llevaría hacia el rechazo de la cualidad de vida con la que aparecemos en este mundo en el que los hechos se suceden inexorablemente. En el que a veces lo pasamos bien; a veces lo pasamos mal; en el que, por alguna extraña razón nadie (salvo disfunción mental) quiere morir y en el que tenemos un tiempo para hacer, no hacer, o simplemente deshacer. Da igual lo que hagas, lo que digas, lo que pienses. Más tarde o más pronto, serás eliminado y sólo algunos te recordarán durante más o menos tiempo. Puede que dejes vestigios gráficos que futuras generaciones logren descifrar o quizás no, como ha sucedido con el disco de festos o phaistos y al que se alude en mi libro “La Fabrica, más allá de la vida.”

En definitiva, creo que deberíamos buscar la respuesta, o al menos intentarlo, a ese koan Zen que propuse un día a un amigo, practicante de Zen Soto; le dije así : “si la vida no tiene sentido, ¿qué sentido tiene la vida?”


FCR
Comparte en Google Plus

Sobre Círculo Holístico

ASOCIACION NTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

1 comentarios :

  1. Anónimo16/7/11

    Hola ,como no se si el comentario anterior lo inserté correctamente(ya que nunca había insertado ninguno) lo intento de nuevo.
    Me parece importante puntualizar el tema de la ilusión .
    Como intenté decir en el comentario anterior, no sirve de nada la lectura de cientos de libros sobre el tema como parece que apuntas en tu comentario anterior.
    El hecho es evidente
    vivimos en nuestra propia ilusión de la realidad lo aceptemos o no.
    El tema está en si somos capaces de abandonar nuestra visión antropocéntrica y egocéntrica complicada con la supervaloración de esta pequeñísima parte del todo y de la consciencia universal a la que llamamos cerebro.
    Teniendo en cuenta que se ha demostrado que ni siquiera somos dueños de ser capaces de utilizar mas de un(siendo muy optimistas) 20% de la capacidad del mismo, el pretender dar explicación alguna sobre nada (mas que de una forma humildemente ignorante) es una verdadera demostración de la ilusión a la que nos referimos.
    El zen o el no-zen son sólo conceptos para los que no lo conocen experimentalmente e incluso los practicantes están convencidos de la ilusión aún y cuando son capaces de reconocerla sólo en ocasiones.
    No se trata de si creemos o no en ella.
    Es absolutamente cierto que estamos limitados por un cierto núnero de leyes físicas , y descendiendo a un nivel mas corporal es aun mas evidente.
    Nuestra vista , oido , olfato ,gusto y tacto y el otro sentido que los budistas también tienen en cuenta ..., la mente, son absolutamente limitados , sobre todo la mente cuanda la personalizamos....mas allá de sus limitaciones y diría que mas acá de nuestros condicionamientos innegables ,y demostrables ,existe aquello a lo que podríamos llamar "realidad" o "consciencia" que comprende al "yo soy" siendo el Yo algo no personal ni personalizado.

    Las personas que lo han visto claro son aquellas que nos lo han trasmitido con la compasión que les suscitaba nuestra falta de comprensión al respecto que nos lleva al sufrimiento.

    Termino con una cita de R.D.Laing al respecto del reflejo de la negación de la mente a danos cuenta

    "EL RANGO DE LO QUE PENSAMOS Y HACEMOS ESTA LIMITADO POR AQUELLO DE LO QUE NO NOS DAMOS CUENTA.
    Y ES PRECISAMENTE EL HECHO DE NO DARNOS CUENTA DE QUE NO NOS DAMOS CUENTA LO QUE IMPIDE QUE PODAMOS HACER ALGO POR CAMBIARLO. HASTA QUE NO NOS DEMOS CUENTA DE QUE NO NOS DAMOS CUENTA , SEGUIRA MOLDEANDO NUESTRO PENSAMIENTO Y NUESTRA ACCION "..


    Hasta que no nos demos cuenta de que vivimos en una ilusión personal, para cada uno dicha ilusión no se mostrará por negación.
    Hay muchas pruebas de ella , pero como decía Anthony de Mello, simplemente no queremos que nos hablen de ellas para no tener que afrontar la realidad.


    Saludos cordiales.

    Francesc

    ResponderEliminar

Bienvenid@ al Holo-Blog

Si vas a dejar un comentario hazlo sin tabús y si tienes sugerencias hazlo con respeto , nos ayudará a crecer cualitativamente.

Gracias por participar!!!