ASOCIACION INTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

Crecer y multiplicarse


Creced y multiplicaos; clamaba el incomprendido filósofo y pedagogo Jesús de Nazaret. Quien no se refería precisamente a llevar una vida con mentalidad de rebaño. Aunque Jesús ya advertía sobre los riesgos del dualismo psicológico y el monopolio político y espiritual, no se le hizo el menor caso. Buen conocedor de la naturaleza humana y de la realidad más inaceptable, hizo lo que pudo, aún a sabiendas de que la humanidad no evolucionaría significativamente.

Tuvo que comunicarse con la mentalidad y la dialéctica de la época, hubo de vérselas con seres y factos en insultante subdesarrollo. Despertó pasiones en abyectos, en dogmáticos, en mercaderes, en psicóticos y lunáticos,  en caudillos y cornejas acaudaladas, entre las habituales clases y castas, en las sugestionables turbas humanas.

De ser singulares liebres pasamos a ser vulgares conejos, de ser autónomos caracoles pasamos a ser dependientes babosas, de ser dignos pollos de patio pasamos a ser pollos híbridos para engorde. Se refería pues a mirar hacia adentro y no tanto hacia afuera.  Hablaba de Ser y no tanto de estar, de ver lo que es abajo como lo que es arriba, como una labor consciente, tan individual como colectiva. Porque es aquí, en la tierra, donde primero existe un cielo, un purgatorio y también un infierno.

Crecer y multiplicarse…



El mundo quedó finalmente repartido entre el fanatismo mistificoide y el reduccionismo racionaloide. Lo esotérico quedó en el umbral de la conciencia y el inconsciente colectivo se hizo finalmente con el condominio de las realidades. Crecieron y se multiplicaron las creencias, los dogmas, las iglesias, las ideologías, las familias numerosas, las modas, las ciudades, los ejércitos,  los mercados, las industrias, las escuelas de negocios, las bolsas de valores, las multinacionales y las franquicias de McDonald. Tomamos el camino fácil, dejando de lado la inteligencia para volvernos más listos y pragmáticos y ser a toda costa un “alguien”, y serlo muy deprisa para llenar la tripa y el ego. Nuestra idea del presente, tan filosófica y humanística, se convirtió en una aptitud caníbal y desaforada. Vivir hoy y a toda prisa y que le den al mañana se convirtió en la máxima más aceptable y aceptada.   

 ¿Progresar?, ¿solo para “ser más” y llegar “más lejos”? , ¿ A dónde: a la cima, a la luna, a lo más alto y lejos de ninguna parte que se pueda llegar?. ¿Crecer para estar, y estar para tener y ganar más..? ¿Para ser “alguien” y formar parte de “algo” que continuará creciendo y multiplicándose sosteniblemente hasta el infinito y más allá?.

Crecer solo parece entenderse en términos de progreso, en términos de superficie, de masa, de volumen, todo eso que dícese llamarse progreso, desarrollo, civilización, modernidad, globalidad, libre mercado, sostenibilidad de lo que coño sea… Ahora que son miles de millones los aspirantes a occidentales que toman el relevo sosteniendo el crecimiento de entes financieros y multinacionales, de ejércitos a sueldo y arsenales balísticos, de fábricas y mataderos, de centrales y  vertederos nucleares, de buques de arrastre y bancos de pesca, de cultivos transgénicos para biocombustibles  y megaciudades.

Paradójicamente, aunque parezca que sobra el petróleo, el agua embotellada, el biocombustible, y el pan de molde sin bordes, asoma la sed y el hambre. Gracias a trabajar y producir tanto, sin freno y con desenfreno, el planeta se degradará ecológica, demográfica e industrialmente; y nos rondará el colapso. Las advertencias son muchas y las imprudencias enormes. Esta aptitud responde ni más ni menos, no a una, sino a un cúmulo de patologías. Cualquier política racional sobre la mesa se despacha por ser, -en términos a los que gusta de llamar “prácticos”-, una política “hoy inviable”, o si se gusta  “no rentable”, ya que no aporta ganancias sino pérdidas inaceptables.

Esta actitud querido amigo, es lo que se conoce como civilización, progreso, desarrollo social, modernidad, y hasta como evolución. Pero Ser, lo que se dice Ser, eso sigue importando un bledo. Solo importa “crecer y multiplicarse”, sin mucho más y sin mucho  menos.
 
Tato Peña
Comparte en Google Plus

Sobre Círculo Holístico

ASOCIACION NTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Holo-Blog

Si vas a dejar un comentario hazlo sin tabús y si tienes sugerencias hazlo con respeto , nos ayudará a crecer cualitativamente.

Gracias por participar!!!