ASOCIACION INTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

El mundo fantástico-mágico

Basta un paseo por internet para darnos cuenta de como anda el patio del submundo. Si entramos en el tema del 2012 y el nuevo orden mundial nos encontraremos con la psicosis conspiranoide alertándonos de una plaga de humanos-reptiles que dirigen sectas demoniacas dispuestas a invadir el planeta para dominar a los humanos. Por otro lado se habla de cataclismos y de seres extraterrestres que vienen o a abducirnos o a ayudarnos en una operación de salvamento ante un cataclismo inminente. Son solo unos ejemplos de lo que es la psicosis de masas sobrealimentadas por el siempre apabullante mundo fantásmico-mágico. Cosa que aprovecha la  “inteligencia” de ciertos gobiernos para hacer uso de toda forma de juegos malabares, efectos especiales y fuegos artificiales.

Hay infinidad de cosas que desconocemos, todo aquello que consideramos como sobrenatural o que acuñamos como paranormal responde a un orden fenoménico que aún no estamos preparados para comprender debido a los límites de nuestra percepción  y porque carecemos de los conocimientos e instrumentos para conocer y descifrar la realidad existente tras nuestro cercado mundo tridimensional. Las interpretaciones que damos a los sucesos sobrenaturales suelen ser juegos especulativos o productos de la elucubración y la maquinación. Sin embargo el mundo sobrenatural transcurre independientemente de lo que interpretemos, teoricemos y conceptualicemos. Tales fenómenos han sido bien conocidos por los antepasados, pero han ido deteriorándose desde tiempos remotos, para contaminarse con  la imaginería popular.

El estudio de lo que llamamos fenómenos sobrenaturales y paranormales, se lo conoce como parapsicología. Dentro de esta interesante rama interpretada como paracientífica hay de todo: desde investigadores serios y dedicados objetivamente al estudio de estos fenómenos, a los habituales psicóticos y cantamañanas dispuestos a hacer el agosto a costa de la inagotable credulidad humana. Estos últimos, por cierto, no tienen nada en común con ciertas gentes notables y muy raras de encontrar que son poseedoras de conocimientos y habilidades ciertamente extraordinarias.


El mundo fantásmico-mágico está representado por personajes muy convencidos de ser seres excepcionales y con poderes asombrosos, sin embargo son simples ignorantes con una psicología de manual y una espiritualidad de mercadillo en la que abundan todo tipo de fábulas y cuentismos acerca del mal de ojo, la malas energías, la rencarnación, los viajes astrales, o la protección contra la envidia o el demonio.
El uso de la sugestión sobre la población se ha incubado durante siglos en forma creencias y supersticiones para que enraícen fuertemente en el psiquismo manipulable de las personas. El uso de la magia blanca o negra, y el culto a ciertos espíritus tanto malos como buenos se ha mantenido durante generaciones y milenios en las culturas del planeta, tanto en las indígenas como en las occidentales. Desde un origen muy remoto, el ser humano ha necesitado comprender el mundo y comunicarse con las entidades de la naturaleza. Desde entonces se ha recurrido a símbolos y arquetipos, a mitos representados en leyendas en las que se entabla por lo general un combate entre las fuerzas del bien y el mal. Estas creencias dualistas se han ido simbiotizado con los flujos humanos y  las diferentes corrientes religiosas dando lugar a todo tipo de fantásmico-mágicologías.
Occidente es actualmente el lugar de mayor confluencia, con multitud de mezclas favorecidas por iluminados y adivinadores que gustan de rondar el cuento del espiritismo. Desde entonces, y a una velocidad de vértigo se han prodigado como un fermento todo tipo de tendencias que han atraído multitudes de simpatizantes, adictos y clientes en torno a un creciente negocio de expertos en el más allá que mueve cantidades colosales de dinero.  Algo que ocurre especialmente en momentos de crisis, cuando los negocios quiebran y hay destrucción de empleo.
Pero muchas de esas personas que se creen experimentadas y doctas en las materias que denominan “espirituales” lo desconocen todo al respecto, es más, lo que consideran esotérico es más bien exotérico. Lo exotérico es lo externo, lo que se maneja en los sustratos más bajos del espectro biosocial.
Esotérico, por el contrario, es lo interno, y no es un conocimiento accesible a los espectros más bajos de conciencia. Esotéricas son las disciplinas de los verdaderos buscadores del conocimiento.
Todo lo demás, ese batiburrillo de lo oculto que llaman “lo espiritual” es cuanto se oferta y demanda en el agitanado mercadillo de lo paranormal donde el mundo fantásmico-mágico abriga una vasta fauna de gente de corta frente y reptante catadura.
Las personas pueden creer en lo quieran y hacer el empleo que deseen de su fe y credulidad así como de su tiempo y dinero. Aunque este tema pueda servir hasta cierto punto de alivio o terapia a multitud de personas necesitadas -de ilusiones, guías, milagros, esperanzas, y horizontes nuevos-  siempre se hace necesario deshacerse de cualquier influencia, impresión y sugestión proveniente de los bajos subterráneos del mundo fantásmico-mágico.  Es muy importante evitar extravíos, sobre todo cuando la ficción irrumpe en nuestra vida impidiéndonos razonar, decidir y actuar por nosotros mismos.
Siempre es posible estar al margen de parafernalias mistificantes recordando que lo verdaderamente sobrenatural y milagroso es la Vida en sí misma, aunque continúe siendo un misterio plagado de maravillas e inexploradas dimensiones desconocidas.
Tato Peña

Comparte en Google Plus

Sobre Círculo Holístico

ASOCIACION NTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Holo-Blog

Si vas a dejar un comentario hazlo sin tabús y si tienes sugerencias hazlo con respeto , nos ayudará a crecer cualitativamente.

Gracias por participar!!!