ASOCIACION INTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

Elogio de la mentira

La mentira  se enrama en la especie humana desde el origen de los tiempos. La mentira es el mecanismo que se nos insertó accidentalmente para negar el sentido universal de la vida. Esto nos hace llegar a la conclusión de que la mentira es muy necesaria e importante, se diría que trascendente. ¡Pero..! ¿Cómo y donde empezó todo? .
Es absurdo pensar que amebas y dinosaurios ya se mentían. Es absurdo pensar que la naturaleza se miente o es mentira. Los únicos que mienten o se convierten en mentira somos nosotros, los seres humanos. Nosotros exigimos las respuestas más convenientes a las preguntas más inconvenientes . Somos una especie que se justifica, que hace de la mentira una verdad para salvar el culo o la nómina. Nosotros diseñamos la personalidad, configuramos el territorio de la realidad empleando mapas de conducta. Nuestros ancestros ya abonaron el terreno para que cualquier verdad primigenia fuera corrompida desde la raíz misma. Filósofos, y eruditos llamados sabios, premios noveles y genios  ya se encargaron de buscarle tres, cinco y hasta cien pies al gato. Los que organizaron aquel gran foro Babilónico de Babel se ocuparon muy bien de cagarla con su confusión de lenguas. Cada dios del olimpo, santo de santoral, o espíritu de donde fuera, ya hablo por boca nuestra para mentir como el que más. Cada mito travestido se convirtió en ídolo gracias al listillo de turno que se creía más listo que los demás.
La mentira es un estado atmosférico, un estado geográfico, un estado cultural, un estado social, y un estado individual.  La mentira nos mantiene presos de la malla perceptual, o de cuantos espejismos seamos capaces de aprender, imaginar y concebir como realidad.
La mentira es la voz en off de la verdad: la solemne voz de Dios en los cielos, el siseo del demonio inventado por el clero, el estertor de la falsedad espiritual, el devaneo de filósofos y científicos reduccionistas; el  recital del artista onanista; el cotorreo del chanchullo televisivo,  la palabra huera del usurero, el chanchullo del ejecutivo oportunista, el crepitar de los zombies y los no muertos, el susurro necio del mentidero; el clamor de la turba encantada por el consumo; el postulado de fachistas, fetichistas, feministas, nacionalistas, machistas y tantos -istas; el sentenciar de los doble-moralistas; el cacareo de los gallinaceos, el lenguaje  sucio de la propaganda, el cotilleo del mobiliario de las calles; el balbuceo de adictos y  ludópatas; el lenguaje de demagógos y gobernantes con sus testaferros  comprados con mentiras y dinero.
Al final mentir ya no es mentira, sino una minucia consentida. Todo se justifica para justificar un fin por cualquiera de los medios. Hoy, como ayer o hace milenios, miente el gobernador y su caterva de escalaméritos y amasadineros. Hoy miente quien más se miente; bien se conozca al dedillo la Torá, la Biblia, el diccionario, el vademecum médico, el boletín del estado, o el informe de los derechos humanos. Hoy quien más miente es quien es más obediente a cualquier versión oficial. Hoy, que tanto se mienten y mienten los niños como los viejos, las mujeres como los hombres, los vagos como los trabajadores, los obreros como los rectores, los médicos como sus enfermos, dejar de mentir es temeridad, absurdo, un atentado a la verdad.
La mentira es tan necesaria como la necesidad de necesitar. Parece una conclusión muy extrema pero algo tiene que estar ocurriendo para que la mentira sea como la verdad.
A ver si va a ser verdad que la mentira nos hará libres.
Tato Peña
Comparte en Google Plus

Sobre Círculo Holístico

ASOCIACION NTERNACIONAL DE INVESTIGACION Y DIVULGACION HOLISTICA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Holo-Blog

Si vas a dejar un comentario hazlo sin tabús y si tienes sugerencias hazlo con respeto , nos ayudará a crecer cualitativamente.

Gracias por participar!!!